Teléfono

+34 626 401 875

Correo electrónico

crisyogaynutricion@gmail.com

Horario comercial

Lun - Vie: 10AM - 7PM

La respiración es nuestra primera fuente de energía. Está comprobado que ayuda a controlar el estrés, ya que aumenta la vitalidad física, psíquica y espiritual ayudándonos a restablecer el equilibrio emocional. Por eso, la respiración ayuda a controlar el estrés.

Podemos dejar de tomar líquidos unos días, también podemos dejar de comer unas semanas
pero no podemos dejar de respirar. Dedicamos interés a lo que comemos, a lo que bebemos y cómo lo hacemos, pero no a nuestra respiración.

La manera correcta de respirar es la que realizan los bebés, una respiración profunda y utilizando el
diafragma (desde la barriga) permitiendo así una mayor entrada de oxígeno. Mientras que los
adultos hacemos respiraciones más cortas y utilizando el pecho, haciendo una respiración
superficial. Por ello, una buena respiración ayuda a controlar el estrés.

Una respiración profunda no sólo permite que entre más oxígeno en nuestro organismo, sino
que también envíe mensajes al cerebro que nos permite estar en un estado más relajado.
Activando nuestro sistema nervioso parasimpático, que es el encargado de desacelerar el
corazón, aumentar los jugos digestivos, relajar los músculos del aparato digestivo y crear
estado de calma.

Normalmente la cantidad de aire inspirado por una persona normal es de 0,5l en cada
respiración sin embargo, nuestra capacidad pulmonar total de inspiración puede ser de
aproximadamente de 6 l.

Sólo los practicantes de yoga tienen consciencia de cómo respiran. No sólo es llenar los
pulmones de aire, sino que el oxígeno llegue hasta la última célula, además así aportamos “energía
vital” a nuestro organismo. Se intenta aumentar la capacidad respiratoria y reducir el número de respiraciones
haciendo inspiraciones y exhalaciones largas. Esto nos ayuda a desacelerarnos, a calmar la
mente y facilita la meditación.

En yoga el prana significa “fuerza vital” y ayama significa “expansión”. Por lo tanto, pranayama
significa “expansión de la fuerza vital”. Sobre el pranayama os hablaré más ampliamente en otro blog.

APRENDE A COMO RESPIRAR (respiración diafragmática)

  1. Lleva una mano al pecho y otra al abdomen.
  2. Inhala por la nariz profundamente y nota como el abdomen se va ensanchando. Vigila
    que la mano que tienes en el pecho no se mueve, será señal de que el aire no entra en
    el pecho y estás haciendo la respiración correctamente.
    Esta respiración, desde el diafragma como decía anteriormente, reduce la presión sanguínea y
    cardiaca, reduce el estrés y la sensación de ansiedad.

Artículos recomendados

Namaste